La jornada del viernes, 5 de enero, fecha dedicada por excelencia al disfrute de la infancia, arrancó en Arucas con cierto descontento respecto a la programación oficial; aparecía en el folleto editado al efecto "FIESTA DE BIENVENIDA A SS.MM. LOS REYES MAGOS" a las 16.30 h. en la Plaza de la Constitución y buena parte de la ciudadanía acudió al mencionado lugar con tiempo suficiente, por entender que a esa hora llegaría la realeza y su corte y que los niños y niñas podrían disfrutar ya de la presencia de Melchor Gaspar y Baltasar. Pero no fue así, y sin que nadie diera la mínima explicación, el cortejo real realizó un "misterioso y secretísimo" recorrido por calles de la ciudad, sin transparencia informativa alguna, para luego acceder al templo parroquial de San Juan Bautista y ser recibidos los Reyes Magos por el  cura párroco Santiago González, en presencia del alcalde Juan Jesús Facundo y la concejala Dulce María González. Y, mientras tanto, el personal que estaba en la Plaza de San Sebastián nervioso y molesto por la tardanza.
  Tal vez los responsables municipales queriendo dar una sorpresa lo que crearon fue una injustificada confusión y un  innecesario descontento. ¡Ojalá seamos capaces de reconocer los fallos y aprender de los errores!.
   Ya la segunda parte del programa fue otra cosa: la Cabalgata, vistosa y entretenida, fue puntual y el largo itinerario a través de las calles céntricas de la ciudad sirvió para lucir, con esplendor, originales fantasías de  motivaciones varias, interpretadas y protagonizadas por miembros de diferentes colectivos y asociaciones culturales.
    Finalizó el acto de la ilusión infantil con  recepción protocolaria  en la Casa Consistorial y entrega a los Reyes Magos, por parte del Alcalde, de la "Llave Maestra del Municipio" y, minutos más tarde, la posibilidad y el contento de que las niñas y niños pudieran acercarse hasta Baltasar, Gaspar y Melchor y sentir el valor de su proximidad y afecto.

©
REPORTAJE GRÁFICO

(Requiere flash)