¡Qué hermosa compañía! la del discreto silencio, asomando tras los amables ángulos de las calles y plazas de esta hermosa ciudad llamada Arucas.
  La otra noche orillé la ansiedad de la jornada y quise hacer del paseo sosegado observada presencia de matices y tonos, cargados de mensajes; guiños de luces y encuadres, abanico de sombras, que animaban la suerte dibujada sobre fachadas y rincones, columpiadas en piedra y vestidas de historia. Y por eso, siendo feliz, comparto con ustedes este puñado de imágenes.  
J.A. Giráldez

©

REPORTAJE GRÁFICO

(REQUIERE FLASH)