©
REPORTAJE GRÁFICO

(Requiere flash)

FRANCISCO SANTANA TRAVIESO
 
 
En el transcurso del acto de Homenaje y Enterramiento mostrábamos al señor Santana Travieso, persona discreta y afable,  nuestra condolencia; y al respecto, como consternado deudo, nos comentó hechos, pesares y circunstancias de tan aborrecible acontecimiento, acontecido hace más de ochenta años. Pero nada mejor, para significar sentimientos, que lo escrito por don Francisco en el muro de su red social:

  "Un 19 de marzo de 1937, en la madrugada, tocan en la puerta de mi casa en la Hoya de San Juan. Yo tenía dos años y cinco meses y mi hermana solo unos meses. Como en una sarcástica pirueta, la vida nos dejó sin padre, el Día del Padre. Unos conocidos asesinos, abusando de la fuerza y la política, arrojaron en unos pozos a unos seres que solo habían sido fieles al resultado de las urnas democráticas.Casi nunca me habrán oído hablar o comentar estos temas, porque la política me asquea, a pesar que reconozco hacen falta políticos. Humanos, honrados y demócratas. Pero hoy, después de ochenta y dos años, hemos recuperado los restos de nuestro padre. Gracias al PSOE y la labor tenaz de Pino y Balbina, con otros colaboradores, Cabildo y Ayuntamiento, el próximo domingo 24 del presente, sus restos acompañarán a los de su esposa en un pequeño nicho. Nada resuelve, pero sus restos ocupan el lugar que todo humano, como mínimo, se merece.
Solo pedir que nunca más vuelva a ocurrir, brille la Justicia y se acaben los rencores. Porque en las guerras todos somos perdedores".