Miles de personas dieron la bienvenida a la Navidad en la Villa de Moya

  Más de cinco mil personas dieron la bienvenida a la Navidad este fin de semana en la Villa de Moya, donde las fiestas se prolongarán hasta el mes de enero con un intenso programa de eventos y actividades para todos los públicos. Y que comenzaron la noche del pasado sábado con un impresionante y original espectáculo multimedia que volvió a incluir la proyección de un vídeo mapping en la fachada de la iglesia de Nuestra Señora de Candelaria, con bailes, actuaciones en directo, fuegos artificiales y el encendido de la iluminación decorativa, que dejaron con la boca abierta al público que abarrotó las calles del casco moyense. Además, abrió sus puertas el tradicional Mercado navideño, con medio centenar de stands que ofrecieron una amplia representación del comercio textil local y calzado con diseños exclusivos, artesanía típica del municipio o elementos de decoración, bisutería y alimentación. Con especial protagonismo para los quesos y los productos de repostería como los suspiros, bizcochos lustrados o las truchas de batata y cabello de ángel propias de estas fechas. Una iniciativa organizada por el Gobierno de Canarias a través de Zonas Comerciales Abiertas y con la colaboración del Ayuntamiento moyense, la Asociación de Empresarios AEMOYA y LF Sound, para dinamizar el tejido empresarial local.
  El alcalde norteño, Raúl Afonso, pronunció su primera felicitación como máximo edil del municipio invitando a moyenses y visitantes “a vivir con entusiasmo estas fiestas, con nuestras mejores sonrisas y con la inocencia de la infancia” pues, según subrayó, “es tiempo de dejar a un lado cualquier rencilla con familiares, amigos o vecinos y crear instantes de felicidad con ellos”. Asimismo, Afonso recalcó que la Villa de Moya “es un municipio de por sí alegre, hospitalario y amigable durante todo el año, pero particularmente en Navidad y aún más este año”. Ya que, en una referencia al incendio que afectó a la zona alta del municipio el pasado verano, expresó que “hemos aprendido a valorar cuanto tenemos y a quienes tenemos a nuestro lado, además de la importancia de protegernos unos a otros y de formar parte de una Comunidad”. En este sentido, concluyó Afonso, “me siento muy orgulloso y más feliz que nunca por ser moyense, porque respondimos a aquella adversidad como un pueblo unido y solidario”.
 
Todo ello amenizado con actividades infantiles y el concierto del grupo caribeño Son del Caney, además del evento Navidad gastronómica, en el que ocho cocineros procedentes de las ocho Islas Canarias cocinaron diferentes tapas con recetas típicas del Archipiélago combinadas con los afamados Quesos de Moya, por el módico precio de 2 euros. Y de las que dieron buena cuenta los asistentes, quienes agotaron las cerca de tres mil raciones elaboradas de las diferentes propuestas. El rulo de conejo en salmorejo, puré de papas y espuma de mojo, en representación de Gran Canaria; pierna de cabrito desmenuzada con guarapo y miel sobre base de queso, por La Gomera; falso helado de carne de cabra, verduras encurtidas a la antigua y espuma de queso, por El Hierro; en representación de las islas de Lanzarote y La Graciosa los cocineros prepararon caldo de chicharros, panceta de cochino, gofio y queso semicurado y ensaladilla en dos texturas con espuma de queso en pan de cristal, respectivamente; mientras que por Fuerteventura la receta fue taco de carne de cabra a la lima, con encurtidos y crema agrai de Moya; y cochino negro con salsa de ñame, col lombarda y queso, como una de las propuestas más exitosas, por La Palma. Un evento que organizó por primera vez el Ayuntamiento moyense con la colaboración del Cabildo de Gran Canaria, en el marco del plan La cumbre vive, ideado por la Corporación insular para dinamizar y generar actividad en las zonas afectadas por el incendio del pasado verano.