Allá por el mes de agosto, aprovechando nuestra estancia veraniega en tierras gallellas, disfrutamos de lo lindo: sumando pasos sobre caminos y veredas, nos adentramos en terrenos del municipio de Tomiño (Pontevedra) y, recorriendo el hermoso paraje del Monte Tetón, nos recreamos, deleitándonos, con  el rico valor patrimonial que su  ecoparque arqueológico ofrece: mágico arte rupestre, contenido en los fantásticos Petroglifos de Portaxes y Real Seco; en un entorno paisajístico de ensueño, con amplias y atrayentes panorámicas, más la riqueza de su fauna y flora.
  Tan a gusto en aquel lugar nos encontramos, que dejamos que la noche se acercara y así poder poner a prueba nuestra cámara fotográfica, tratando de captar imágenes de anillos, cazoletas, combinaciones geométricas y figuras varias que, a manera de un atractivo mapa de ideogramas, nutren aquel singular espacio natural.
 ¡Vale la pena darse un paseo por el ecoparque arqueológico del Monte Tetón! Tal vez, eso sí, habría que reponer algunos paneles informativos deteriorados o arrancados de su base.
(Nuestra visita tuvo lugar el 30 de agosto de 2017)

REPORTAJE GRÁFICO