DULCE MARÍA GONZÁLEZ GONZÁLEZ PREGONERA DE LAS FIESTAS PATRONALES DE SAN ANDRÉS 2017
  
El viernes, 24 de noviembre, comenzaron las fiestas patronales de San Andrés, pintoresco barrio costero del municipio aruquense, con la lectura del Pregón a cargo de DULCE MARÍA GONZÁLEZ GONZÁLEZ que, de manera amena, atrayente y documentada, ofreció al numeroso público asistente al acto el interesante texto, que más abajo les ofrecemos, recogiendo en el mismo aspectos costumbristas, geográficos, tradicionales e históricos del bonito núcleo poblacional sanandresino, así como valores y bondades de sus gentes, amén de anécdotas y vivencias de la pregonera en relación con la mencionada localidad.

©

REPORTAJE GRÁFICO

(Requiere flash)

TEXTO PREGÓN FIESTA DE SAN ANDRÉS 2017
Autora: DULCE MARÍA GONZÁLEZ GONZÁLEZ

  Buenas tardes a todos y todas, muchas gracias por acompañarme con su presencia en este acto, el pregón que dará comienzo a sus fiestas, las fiestas en honor al apóstol San Andrés, cuyo nombre se hace extensivo al barrio.
  El hecho de que el Santo sea el que le dé nombre al barrio es algo singular en Arucas, pero a su vez para mi es algo bonito e identitario puesto que viven ustedes en el único pueblo del municipio donde coinciden su nombre y el Santo que celebran.
  Esta no es la única singularidad de este barrio, sino que hay otras muchas que  durante el pregón iré desgranando y que todas juntas marcan el carácter de estas fiestas que pregono con mucho orgullo y entusiasmo.
  Pero, antes de continuar, quiero dar las gracias efusivamente a la comisión de fiestas de este año 2017 por proponerme y designarme pregonera de sus fiestas patronales. De verdad que es para mí un honor ser la pregonera de este barrio amigo y vecino del mío, El puertillo, barrios que junto a Bañaderos, tienen el placer de compartir la mejor zona costera del municipio de Arucas, sin desmerecer la Punta de Arucas y la parte costera de Tinocas en sentido paisajístico.
  Nací en un pequeño caserío a poco más de un par de Km de aquí, en La Hondura; allí viví hasta los 20 años, momento en el que me mudé a Bañaderos; hace 4 años vivo en el Paseo Marítimo de El Puertillo,  estudié hasta 4º curso de la antigua EGB en Cruz de Pineda y de 5º a 8º curso en La Goleta; hice el Bachillerato en el Instituto Domingo Rivero ubicado en la zona alta subiendo hacia la Montaña de Arucas. Tengo mi plaza como maestra en el colegio de infantil y primaria Arucas, antiguo Generalísimo, en el casco de Arucas, donde he estado dando clase desde el año 2009 hasta el 2015. Pasé mucho tiempo de mi infancia en Cardones donde continúa viviendo mi familia materna y por la misma razón desde pequeña visitaba también el barrio de Santidad; durante 4 años paseé en guagua, en la del colegio, desde La Hondura hasta La Goleta pasando cada día por el Trapiche.
  Ustedes se preguntarán que por qué les digo todo esto. Les he comentado estas referencias biográficas a modo de introducción para que comprendan que por circunstancias de mi vida, siempre me he sentido unida a la casi totalidad de los barrios del municipio de Arucas por mis vivencias en los mismos y el tiempo que he compartido con la gente que he conocido de todos y cada uno de ellos. Y como no podía ser de otra manera en mi vida,  así también es como empecé a saber y conocer cosas de este barrio y de sus fiestas a partir del año 2003.
  Hasta ese año había zonas de Arucas en las que no había tenido casi vivencias y no conocía, como a buen seguro le pasará a muchos y muchas de ustedes. Curiosamente esos lugares prácticamente desconocidos para mí eran las fronteras del municipio: Los Portales y Los Castillos, y en el otro extremo, San Andrés; ese pueblo costero como el mío al que divisaba en la cercana distancia, pero en el que no conocía prácticamente a nadie.
  Esa equidistancia con San Andrés cambió en ese año 2003, en el que me invitan a participar en política en el municipio. Por avatares del destino o por las propias causas de mi vida, se cruzó en mi camino una persona muy conocida y apreciada entre ustedes, y también su estupenda familia. Esa persona, hijo de este barrio, es mi vínculo y principal mentor sobre San Andrés, y es Gustavo Martín Cerpa, en la actualidad presidente de mi partido político en Arucas, Nueva Canarias, a la vez que es concejal y teniente de alcalde del ayuntamiento, pero sobre todo compañero y amigo.
  Desde ese año hasta la actualidad, a través de sus ojos, sus palabras y sus conversaciones es cuando empiezo a conocer muchas cosas de este barrio, de su gente y de sus fiestas. Con él he aprendido a querer y respetar a este pueblo porque hay palabras cuyo contenido caracterizan a este barrio y a su vez esas mismas palabras significan mucho en mi vida: humildad, orgullo, pasión, arraigo, igualdad, familia y amistad.
  Viendo día a día la dedicación y pasión que pone desde la primera línea de la política local aportando soluciones a los problemas de sus barrio y sus vecinos, colaborando con los colectivos del barrio e impulsando nuevos proyectos para que su San Andrés continúe avanzando y creciendo, sé que ustedes desde la humildad sienten verdadera pasión por el lugar en el que viven y que luchan día a día por mejorar la calidad de su barrio.
  Sé también que ustedes son gente muy identificada con el lugar en el que viven porque cuando les preguntan de donde son, siempre dicen con mucho orgullo: de San Andrés. Son gente apasionada en la defensa de su barrio y comprometida por mejorarlo, y eso tiene mucho valor.
  Desde ese 2003, ya no veo a San Andrés en la distancia, lo siento muy cercano a mí porque los barrios los hacen las personas y aquí hay mucha gente buena y honesta. Además, los niños y niñas de San Andrés van al colegio de mi pueblo, y allí mis hijos y nietos tienen amigos y amigas de aquí.
  Me encanta ser cosmopolita en Arucas, me encantan las experiencias positivas en todos sus barrios; los lugares no tienen alma, el alma la portan las personas, la gente buena, los amigos; tengo la suerte de tener conocidos y amigos por toda Arucas, en San Andrés de los mejores y siento mucho orgullo de sentirme hoy aun más si cabe, parte de este barrio; por supuesto, con el permiso de todos ustedes.
  Después de haberles contado que aunque no sea hija de este pueblo, me siento identificada con él por múltiples razones, quisiera hacer un recorrido histórico documentado de este lugar puesto que no hay pregón que se precie que no lo haga, ni buen pregonero o pregonara que no lo incluya; y yo no voy a ser menos y voy a contarles, para refrescarnos la memoria que siempre viene bien, la fundación del barrio de San Andrés.
  Es este barrio uno de los más antiguos de Arucas, de hecho ya se cita en los Repartimientos de la Conquista y en varios documentos notariales del siglo XVI, conociéndose el lugar como "Cercado de San Andrés".
  Su nombre se escogió en honor al santo patrono de los marineros y al topónimo San Andrés se asocian los nombres de Bajilla de San Andrés, Plaza de San Andrés, Playa de San Andrés y Barranco de San Andrés.
  Su origen se establece en el ya nombrado siglo XVI cuando se construye una ermita bajo la advocación de dicho santo, por mandato del judío converso Bartolomé Páez.
   Los primeros pobladores de este lugar se dedicaban a la pesca y la agricultura; se dice que aquí se localizaba un poblado prehispánico, caracterizado por la construcción de casas de piedra seca, aprovechando la desembocadura del Barranco de Azuaje.
  La ubicación geográfica de San Andrés, junto al resto de barrios de la costa, supuso que se convirtiera en el lugar natural de desembarco de ciertos navíos, convirtiéndose en los "puertos" naturales del municipio de Arucas.
  Tradicionalmente, desde comienzos del siglo XX, la economía de San Andrés estaba basada en el cultivo de la platanera, como en el resto del municipio; en toda la costa incluido San Andrés continúa hoy en día su producción; aunque cuentan las crónicas, que parte de los ricos terrenos de San Andrés se cubrieron en el siglo XVI, impulsado por Bartolomé Páez, de plantaciones de caña de azúcar y se construyó un ingenio azucarero para el tratamiento de este cultivo entre Bañaderos y San Andrés.
  Sobra decir que en la actualidad la gente de San Andrés se dedica sobre todo al sector secundario y mayoritariamente al sector servicios, vinculado al auge del gran "cultivo" iniciado en los años sesenta y que continúa aumentando en la actualidad que es el turismo, como ocurre en todo Arucas, Gran Canaria y Canarias.
  Las primeras viviendas, tras el reparto de tierras después de la conquista, se asentaron en torno a la ermita de San Andrés y de su plaza. Hoy en día, la iglesia construida en 1975, la plaza y sus aledaños poseen un estilo muy particular y propio, que ponen de manifiesto otra de las singularidades identitarias de su barrio y sus fiestas.
  No hay otro lugar en el municipio en el que la obra del gran artista aruquense Santiago Santana, artista polifacético e Hijo Predilecto de la ciudad, está presente en su iglesia y en su plaza mayor.
  Santiago Santana como fiel pintor indigenista, traduce en la arquitectura su interés por lo popular. Por este motivo elige edificaciones sencillas que no desentonan con el paisaje, utilizando materiales propios del lugar, como los callaos marinos y la cantería local. Así, en el interior de la iglesia llama la atención a vecinos y visitantes las pinturas de este artista, especialmente las del Altar Mayor, que relatan dos pasajes de la vida de San Andrés: la Elección de San Andrés y San Pedro (ala izquierda) y el Martirio del Santo (a la derecha),fiel testimonio de la dedicación marinera a lo largo del tiempo.
  Tienen muchas razones para sentirse orgullosos de este pueblo en el que viven, no solo por su historia, el arte que comparten y sus fiestas, sino sobre todo por su gente; sencilla y honesta pero combativa y reivindicativa; y también por el precioso paisaje de ese Océano Atlántico rugiente y poderoso que lo abraza, tanto, que a veces incluso le hace daño, como una buena pero a veces posesiva madre.
  Después de este breve recorrido histórico, voy a volver a hablarles de mi percepción personal de San Andrés, como alguien que no ha nacido aquí pero que ha aprendido a querer y admirar este barrio como ya les decía antes.
  He de reconocer que me gustan sus calles estrechas, que me encantan las veredas que desembocan en el mar, esas casas que duermen al arrullo de las olas, el olor de la marisma y el espectáculo visual que ofrecen las playas de San Andrés y Quintanilla cuando como dicen por aquí "ya tenemos playa". Al principio no lo entendía hasta que contemplé y visité en algún verano no muy lejano la famosa Playa de San Andrés, una playa que me evocaba misterio, porque a veces está y a veces no, como según cuenta la leyenda sucede con la isla de San Borondón.
  Reconozco que cuando está llena de arena y en todo su esplendor es la playa más bonita de Arucas, esto lo digo con el permiso de mis vecinos de Bañaderos y El Puertillo; es la Playa de San Andrés, igual de bonita que la querida playa de mi infancia, el "charco lajiá" en La Hondura, topónimo que no existe más que en el imaginario popular de los vecinos de esta zona y que está junto a las Salinas del Bufadero, aunque paisajísticamente hablando sean todo lo contrario; la playa de mi infancia es abrupta, llena de acantilados, de inmensas y majestuosas rocas y de un azul intenso que nos da una idea de su profundidad, sin un grano de arena pero bravía y rugiente como la de San Andrés a veces, y serena, tranquila, brillante y cristalina otras tantas; pero siempre, ambas playas, dignas de admirar y contemplar.
  Llegados a este punto les voy a contar mi anécdota con la Playa de San Andrés, la primera vez que vine dispuesta a darme un baño no me pareció nada peligrosa, llena de arena y con olas de poca altura, que apenas me llegaban a las rodillas, confiada empecé a adentrarme en el agua cuando de repente y sin previo aviso una ola me dio tal revolcón que todavía hoy me estoy acordando; me tiró, tragué agua, me arrancó casi el bikini blanco que llevaba puesto y me dejó desorientada pero me levanté con la mayor dignidad posible para la ocasión justo para ver las manos tendidas de los amigos que me ayudaban a mantener el equilibrio y encontrar la compostura, todo ello claro a la vez que se partían de risa viendo mi estreno triunfal de la Playa de San Andrés; bromas aparte, sobra decir que ya no volví a meterme en el agua lejos de la gente de aquí y aprendí eso de "adonde fueres haz lo que vieres"
  Hoy daremos el pistoletazo de salida a estas fiestas patronales de San Andrés de las que quiero destacar la fe y el cariño que la gente no sólo de este barrio sino de cada uno de los rincones de la isla de Gran Canaria siente por este santo. Esta ferviente devoción de peregrinos y peregrinas llegados de diferentes lugares en las próximas semanas les convierten en un pueblo de acogida, un pueblo que abre sus puertas a muchísimas personas que viven con ustedes sus fiestas con la misma intensidad y alegría. En este sentido es digno de aplaudir la hospitalidad y el respeto que muestran año tras año.
  Hay más cuestiones que determinan que sus fiestas tengan un carácter especial en sentido positivo y que por mi parte es digno de admiración: ser el único barrio de Arucas que celebra su fiesta el día que cae, el 30 de noviembre, da igual que sea lunes, jueves o domingo. Es bonito ver como se llena la iglesia de gente del barrio y de otros lugares aunque sea día laboral y como comparten y disfrutan juntos vecinos y foráneos de la fiesta de San Andrés. Y más admiración tengo hacia ustedes cuando el día grande las fiestas los niños y niñas del barrio no van a clase y que muchos vecinos y vecinas piden librar de su trabajo para vivir en familia y en vecindad ese día.
  Espero que tengan unas estupendas fiestas para convivir y compartir, donde todos se sientan a gusto y disfruten juntos, desde los niños hasta los mayores, dando cohesión social aun más al barrio.
  Sigan dando vida a la playa en verano y a la plaza todo el tiempo que puedan, para que nunca se apaguen las risas y la alegría.
  No se cansen de hacer cosas, sigan moviendo la quincena cultural con la fiesta del pulpo, sigan potenciando estas fiesta de San Andrés, que no pierdan su esplendor ni su tradición.
  A las personas que integran la Comisión de Fiesta con Yeray al frente de ella, le manifestamos nuestro apoyo y ánimo en la organización y desarrollo de las diferentes actividades que disfrutaremos en los próximos días; y reconocerles el compromiso e implicación para que San Andrés este año vuelva a tener fiestas.
  Sigan siendo un gran pueblo.
  Como concejala de Cultura y Festejos les brindo todo mi apoyo y colaboración en lo que pueda: apoyando estas fiestas, apoyando la fiesta del pulpo, manteniendo la actividad infantil que desarrollamos cada mes o  con las Rondas y talleres infantiles de Navidad.
  Como Dulce González, vecina del pueblo de al lado, les reitero mi agradecimiento por dejarme pregonar las fiestas más importantes de este barrio y espero que me consideren un miembro más de este pequeño gran lugar que es San Andrés.

Muchísimas gracias y felices fiestas

¡¡¡Viva San Andrés!!!