Si bien la fecha del fallecimiento de JUAN BAUTISTA DE LA SALLE, data del 7 de abril de 1719, la Comunidad Educativa del Colegio La Salle de Arucas adelantó, por razones de calendario escolar, al viernes, 5 de abril, la celebración del «TRICENTENARIO» de su muerte.
   Un acto breve y sencillo, que contó con la  asistencia de familiares del alumnado y la lectura conmemorativa a cargo de José Antonio Ruiz Navarro, Director del Centro, así como una bonita muestra de expresión musical y plástica protagonizada por colegiales de los diferentes ciclos académicos.

©
REPORTAJE GRÁFICO

(Requiere flash)
Texto leído por el Director del Colegio
JOSÉ ANTONIO RUIZ NAVARRO

Queridos alumnos y alumnas del colegio,  profesores y familias que nos acompañan hoy:

Hoy celebramos el 300 aniversario de la muerte de  San Juan Bautista de La Salle. Hace trescientos años se fue al cielo una persona, pero dejó en este mundo, entre nosotros, una idea, un proyecto, LAS ESCUELAS DE LA SALLE.

Y nos dijo que esta escuela debía ayudarnos a CRECER COMO PERSONAS Y CRISTIANOS. A los profesores, nos puso el reto de que sembrásemos en el corazón de cada uno de ustedes seis semillas que están hoy representadas en los seis círculos de colores que los alumnos más pequeños del cole tienen en sus manos.

-         La RESPONSABILIDAD, para crecer con fuerza e ilusión y poder convertir nuestros sueños en realidad.

-         CONVIVENCIA: Y así saber ser una familia donde el respeto y la aceptación de nuestras diferencias sean una norma de oro que todos debamos cumplir.

-         CREATIVIDAD: Para hacer de este mundo algo divertido, algo rico en matices, y donde cada uno de nosotros aporte sus ideas originales a la construcción de un mundo más bello.

-         JUSTICIA, para que aprendamos a contribuir a vivir en un mundo en el que no exista la desigualdad y la pobreza y podamos vivir en armonía con la naturaleza, que es la casa de todos.

-         INTERIORIDAD, para conocernos mejor, para querernos más a nosotros mismos, para descubrir toda la riqueza que cada uno de nosotros y nosotras tenemos en nuestro interior.

-         FE y TRASCENDENCIA, para saber MIRAR MÁS ALLÁ y descubrir que nuestro querido Dios nos cuida y quiere lo mejor para nosotros.

Gracias Juan Bautista, por regalarnos esta hermosa estrella amarilla que siempre llevaremos con nosotros en nuestros corazones y en nuestras mentes para que guíe e ilumine nuestras vidas.

 SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE…

VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES …