EL ABISMO DE LAS ILUSIONES

La otra tarde, sobre el amplio mapa de las almas rotas,
mil estruendos de loca y egoísta ambición humana
empujaron al abismo de la incomprensión y la tristeza
una historia de ilusiones y esperanza:
se rompió la paz y el llanto nos embarga.

¿Por qué y para qué… ese río de vidas laceradas?
¿Por qué y para qué…ese mar de desdicha, desolación y amargura,
esa inacabable columna de rostros y gestos de dolor transidos?

¿A dónde se ha ido la sensatez y el respeto,
la racionalidad y la cordura?

¿Sabes tú, tirano enloquecido, lo qué es acabar con las raíces del familiar encuentro?
¿A qué te suena, indigno gobernante, las palabras éxodo y masacre?

Pero más allá de tu demencia, de tu odio compulsivo,
habrás de saber que  está la verdad de la gente solidaria,
de quienes  aman y luchan por la libertad de los pueblos
y la paz del mundo. ¡NO A LA GUERRA!

                                                                                                          J.A.G.